Abelarel.gif

Abelardo y Eloísa

Nacimiento:1100en ParísMuerte:ca. 1164en Monasterio del Paráclito

No se ha añadido ninguna twiki todavía.

Conocida también como Eloísa del Paráclito, debe sobre todo su fama a la relación amorosa que mantuvo con el gran escolástico Pedro Abelardo (1079-1142). Aunque se conocen pocos datos históricos de su vida, se sabe que pertenecía a una familia humilde y que su madre se llamaba Hersinda, que era sobrina de un canónigo de nombre Fulberto y que se educó en la abadía de Argenteuil, donde aprendió griego, latín y hebreo y posiblemente retórica. Según cuenta de ella Abelardo, «hermosa de cara, la distinguía aún más la amplitud de sus conocimientos de las letras». A sus diecisiete años, y hacia 1117, su tío la encomienda a las enseñanzas de Abelardo, famoso magister entonces de la escuela catedralicia de Nôtre-Dame de París; la relación que se establece entre ellos no es sólo de carácter intelectual, sino -lo cuenta claramente Abelardo en su Historia calamitatum [Historia de mis desventuras] también corporal (ver texto ). Fruto de estos amores, que amenizan la narración de la historia de la filosofía escolástica, que por lo general transcurre por cauces bastante menos emotivos, son Astrolabio, su hijo, a quien da a luz Eloísa en la Bretaña, en casa de una hermana de Abelardo, y el matrimonio secreto entre Abelardo y Eloísa, que tiene lugar en París, y por causa del cual, el despechado Fulberto manda castrar a Abelardo. Los amantes han de ingresar en un monasterio, Eloísa en el de Argenteuil y Abelardo en el de Saint-Denis. Posteriormente, al reclamar el abad de Saint-Denis, la posesión del monasterio de Argentuil, ingresa Eloísa, junto con otras monjas (1129), en el monasterio del Paráclito, fundado años antes por Abelardo (1123), cerca de Troyes, y en donde Eloísa fue abadesa hasta su muerte.

Las largas ausencias de Abelardo, que para evitar la maledicencia deja de visitar a Eloísa en el monasterio, da lugar a que ésta inicie con Abelardo una relación epistolar, que junto con la Historia calamitatum -escrita por el magister como carta de consolación a un amigo que, igual que él, pasa por un mal momento-, constituyen el conjunto de documentos que permiten entender esta singular relación entre Abelardo y Eloísa. [El medievalista E. Gilson demostró la autenticidad de estas cartas, editadas en el tomo 176 de la Patrologie latine de Migne, y en el tomo I de Petri Abelardi opera, ed. por Victor Cousin (1859), y en Lettres complètes d'Abélard et d'Heloïse, ed. por M. Gréard, París 1869. El tomo 178 de Migne contiene, además, los llamados Problemata, un catálogo de problemas filosóficos y teológicos, que Eloísa consulta a Abelardo]. En estas obras no se manifiesta solamente el temperamento filosófico de Eloísa, adquirido en la escuela del maestro de lógica Abelardo, y la cultura clásica adquirida en el monasterio, sino también el conflicto interno de Eloísa, que no llega a conciliar sus sentimientos humanos y amoroso con las exigencias de la religión («si la religiosa se debe a Dios, la mujer se debe a ti», exclama); el amor, el matrimonio y los principios de la conducta moral son temas preferentes de estas cartas, tratados de forma reflexiva y razonada, aunque también ardorosa. No les falta tampoco una cierta mezcla de poesía y mística.

Eloisa.gif

Eloísa pasará a la historia con el halo de heroína romántica y Rousseau recordará su figura ejemplar con La nueva Eloísa (1761). En la actitud manifiesta de Eloísa respecto de Abelardo y en la vivencia que ella tiene de su amor, se capta también la protesta de la mujer culta por no poder vivir libre y plenamente la experiencia amorosa, impedida por las formas y exigencias sociales y religiosas de la época (ver cita). Abelardo habría perdido su condición de clérigo (aunque sin órdenes sagradas), que le concedía el privilegio de vivir de sus enseñanzas; el matrimonio público con Eloísa le habría hecho perder su estado clerical y el derecho a enseñar («No servía para cavar y me daba vergüenza mendigar»). Los restos de Abelardo y Eloísa reposan en el cementerio parisino del Père-Lachaise, aunque probablemente no sean sus restos reales.

Relaciones geográficas

Cargando el mapa…

Autores de la época

Debe tener habilitado JavaScript para ver la línea de tiempo interactiva. Resultados adicionales para esta consulta.

Comentarios

  1. Todos
  2. Los más valorados

No se ha añadido ningun comentario todavía.

0 entradas — página 1 /1
| Ir a página

No se ha añadido ningun comentario todavía.

0 entradas — página 1 /1
| Ir a página