No se ha añadido ninguna twiki todavía.

Como todas las religiones antiguas, la religión de Israel reconocía a la sangre un carácter sagrado, pues la sangre es vida y todo lo que afecta a la sangre está en estrecha relación con Dios. En el judaísmo y en el Nuevo Testamento la pareja de palabras “carne y sangre” designa al hombre en su naturaleza perecedera, la condición que asume el Hijo de Dios al venir a la tierra. Así, la sangre de Cristo adquiere su carácter soteriológico en la copa eucarística de la última cena: derramó libremente su sangre para muchos en orden al perdón de los pecados (Mt 26, 28) y selló con ella una nueva alianza de Dios con un nuevo pueblo.

Comentarios

  1. Todos
  2. Los más valorados

No se ha añadido ningun comentario todavía.

0 entradas — página 1 /1
| Ir a página

No se ha añadido ningun comentario todavía.

0 entradas — página 1 /1
| Ir a página