La teoría del color de Goethe.EH.jpg

Esquema de la “Teoría de los Colores” de Goethe, 1810

No se ha añadido ninguna twiki todavía.

La separación y diversificación del blanco, o la luz, en los distintos colores de la escala cromática representaría el paso de la unidad a la multiplicidad. En cualquier caso los colores son símbolos derivados y convergentes con la luz. La división cromática se sintetiza en los siete colores del Arco Iris y su correspondencia con los siete planetas, cada planeta tiene un color y una nota musical que lo define. Así, los colores muestran los distintos estados de la realización espiritual, pues ésta posee un carácter físico y los místicos lo contemplan. Primer describen el no-color, es decir, el negro o la muerte iniciática, después aparecen los colores que hablan del principio del proceso, como el azul –el color de la visión del Jacob y por extensión de toda la tradición judía–, o el verde –los aztecas daban un valor religioso a este color de tal modo que era el color de la serpiente emplumada y del pez sagrado. El blanco (o el plateado) describe el momento de la pureza y del completo desapego donde sólo brilla la luz de la divinidad. Finalmente aparecen los colores fuertes y calientes, el rojo, el amarillo y el dorado, para significar la visión final y la apoteosis. La Obra alquímica también sigue estos pasos, que se resumen en Nigredo (negro), Albedo (blanco), y Rubedo (rojo).