Davidson.gif

Nacimiento: 6 marzo 1917  en Sprigfield

Muerte: 30 agosto 2003  en Berkeley

No se ha añadido ninguna twiki todavía.

añadir twiki

Filósofo americano contemporáneo nacido en en Sprigfield (Massachusetts, Estados Unidos) el 6 de marzo de 1917. Murió en Berkeley, California, el 30 de agosto de 2003. Ha sido profesor en las universidades de Chicago y de Berkeley.


Bajo la influencia de la filosofía analítica, de las teorías semánticas de Frege y de Tarski, de la lingüística de Chomsky y, especialmente, de la filosofía de Quine, ha desarrollado su reflexión filosófica sobre cuestiones relacionadas con la teoría de la decisión, la teoría del significado, la filosofía del lenguaje y la filosofía de la acción. La síntesis entre estos aspectos le ha acercado a una antropología filosófica.

La gramática transformacional de Chomsky indujo a varios de sus seguidores hacia el intento de construir una semántica formal para los lenguajes naturales sobre bases tan sistemáticas como las de la sintaxis, ya que la semántica generativa chomskyana sugería que la estructura profunda del lenguaje tiene afinidades con la lógica.

En este sentido, se proseguía la tendencia iniciada ya por Frege, Russell y Quine de elaboración de una semántica formal. En este contexto, Davidson (como Dummett y otros autores) partieron del problema de saber qué clase de competencia lingüística se debe atribuir a un hablante para decidir que conoce la lengua, lo que, a la manera de Strawson, le condujo hacia la reflexión de ¿cómo es posible el conocimiento de una lengua? y ¿cómo es posible, mediante este conocimiento, el conocimiento de la realidad? Reflexiones que parecen, por su estructura, semejantes a los problemas trascendentales planteados por Kant.


Para efectuar aquella semántica formal y contestar estas cuestiones, Davidson se pregunta, no qué es el significado, sino qué condiciones debe satisfacer una teoría general del significado, entendida como teoría lógica. Tal teoría, que debe ser extensional, la encuentra en la teoría semántica de la verdad de Tarski. A fin de clarificar el concepto de significado se basa en el concepto tarskiano de verdad. Es decir, en lugar de afirmar que «s significa (en L) que p», afirma que «s es verdadero si p», donde «s» es el nombre de una frase del lenguaje objeto y «p» es su traducción en el metalenguaje. Con ello va más allá de la teoría de Tarski, quien no pensaba que la teoría semántica de la verdad pudiera dar cuenta de la verdad en los lenguajes naturales. Aunque para Davidson (como para Frege) conocer el sentido de una frase es conocer sus condiciones de verdad, para él, la teoría semántica de la verdad de Tarski no es tampoco plenamente suficiente para la completa interpretación de las frases de un lenguaje, pero puede ser ampliada añadiendo a las condiciones formales de esta teoría ciertas condiciones empíricas (como las sugeridas por Quine en su teoría del intérprete radical).

En este sentido adoptó también el holismo semántico de Quine: una frase solamente tiene sentido en el contexto de otras frases, y esta concepción holística le permite afirmar que no es posible interpretar las producciones lingüísticas de un hablante más que si se le presta un mínimo de credibilidad racional. En aplicación del principio de caridad formulado por Neil Wilson (debe darse a otro hablante tanta credibilidad como la que nos podemos atribuir nosotros mismos), Davidson señala que se precisa una racionalidad normativa, que es la única que permite la interpretación del lenguaje, del pensamiento y de la acción. El objetivo de la interpretación es el acuerdo, lo cual no sólo es su finalidad, sino también su condición de posibilidad. La unión de estos aspectos conduce a Davidson hacia una síntesis que acerca la teoría del significado con la teoría de la acción, ya que ambas esferas son interdependientes: los enunciados se producen como actos de lenguaje y las acciones se describen lingüísticamente. Esta perspectiva le conduce también hacia una teoría causal de la acción: las razones de una acción son sus causas. Es decir, concibe una acción como un acontecimiento que supone una intención del agente. En definitiva, para Davidson, entre la razón y la acción se da una relación lógica o conceptual, distinta de la explicación causal clásica. Y es desde esta perspectiva que Davidson puede abordar el estudio filosófico de la irracionalidad. A su vez, la tesis según la cual las razones son causas de la acción (además de justificarla) le conducen a una concepción plenamente materialista de la mente. Se da un completo monismo, una plena identidad entre lo mental y lo físico: los estados mentales son estados físicos que concebimos desde un marco de descripciones distinto.

De esta manera, la teoría causal de la acción tiende en Davidson hacia una unificación de lo mental y lo físico, en lo que él llama un monismo anomal: las generalizaciones psicológicas no son de la misma naturaleza que las leyes físicas porque, si bien todo acontecimiento mental es un acontecimiento físico, no es posible el mero reduccionismo de lo mental a lo meramente físico. Con dicha tesis, Davidson critica el que podría llamarse el tercer dogma del empirismo (los dos primeros fueron criticados por Quine), a saber: la existencia de una dualidad entre elementos conceptuales y datos sensoriales. Es decir, toda la tradición filosófica anterior de tipo empirista (incluida la naturalización de la filosofía realizada por Quine) y, más aún, la de tipo racionalista había aceptado implícita o explícitamente un dualismo entre elementos conceptuales y datos sensoriales, dualismo al que añadía un tercer término intermedio: las ideas de Descartes o de Locke, las impresiones e ideas de Hume, las intuiciones y los conceptos de Kant, o los datos sensoriales del positivismo lógico. Davidson arremete contra la necesidad de este tercer término o intermediario, ya que previamente ataca la necesidad de postular una separación entre conceptos y material no conceptualizado. Esta es la base del monismo anomal davidsoniano, y la base de su crítica -retomada por Richard Rorty- a la concepción clásica del conocimiento entendido como espejo o representación de la realidad. De esta manera, según Rorty (ver referencia), el monismo anomal de Davidson lleva a sus últimas consecuencias el naturalismo, el holismo y el antidualismo de Dewey y de Quine, y abandona la idea de un «lenguaje» entendido como medio estructurado de representación capaz de mantener unas determinadas relaciones con otra entidad diferenciada llamada «mundo».

Ver mente y mental.

Davidson.ogg

Bibliografía

Del autor

  • Davidson, D., "Paradoxes of Irrationality" en Philosophical essays on Freud. Cambridge Univ. Press, Londres, 1982.
  • Davidson, D., A Coherence Theory of Trouth and Knowledge. Blackwell, Cambridge, 1991.
  • Davidson, D., Action and Reaction. Inquiry, 1970.
  • Davidson, D., Belief and the basis of Meaning,. Synthese, 1974.
  • Davidson, D., Comunication and Convention. Synthese, 1984.
  • Davidson, D., De la verdad y de la interpretación. Gedisa, Barcelona, 1989.
  • Davidson, D., Epistemology Externalized. Dialectica, 1991.
  • Davidson, D., Essays on Actions and Events. Oxford Mass., 1980.
  • Davidson, D., Ethernal versus Ephemeral events. Nous, 1971.
  • Davidson, D., Incoherence and Irrationality. Dialectica, 1985.
  • Davidson, D., Inquiries into Truth and Interpretation. Oxford Univ. Press, Oxford, 1984.
  • Davidson, D., James Joyce and Humpty Dumpty. Midwest Stud., 1991.
  • Davidson, D., Meaning, Truth and Evidence. Blackwell, Cambridge, 1990.
  • Davidson, D., Mente, mundo y acción. Paidós, Barcelona, 1992.
  • Davidson, D., Radical Interpretation. Dialectica, 1973.
  • Davidson, D., The Method on Truth in Metaphysiscs. Midwest Stud. Phil., 1977.
  • Davidson, D., The Seconde Person. Midwest Stud. Phil., 1992.
  • Davidson, D., The Third Man. Crit. Inquiry, 1993.
  • Davidson, D., Thinking Causes in Mental Causation. Clarendon, Oxford, N. York, 1993.
  • Davidson, D., «Verdad y pensamiento», y «Una interpretación radical», en La búsqueda del significado (Valdés Villanueva, L. M., ed.). Tecnos, Madrid, 1991.

Más bibliografía…

Relaciones geográficas

Cargando mapa...

Autores de la época

Comentarios

  1. Todos
  2. Los más valorados

No se ha añadido ningun comentario todavía.

0 entradas — página 1 /1
| Ir a página

No se ha añadido ningun comentario todavía.

0 entradas — página 1 /1
| Ir a página